Hasta que no se haga 200km bajo la lluvia… (I)

En el foro de La Ruta del Escarabajo recibí un comentario acerca de un ataque que con mucha frecuencia recibimos las personas que opinamos sobre ciclismo y que no queremos hacerlo aventando elogios sin decir nada más.  Ante la menor crítica, no falta el enrgúmeno que sale con algo parecido a esto:

Por tal motivo, me di a la tarea de recopilar todos los posibles argumentos falaces que derivan de afirmar que solo hasta que alguien se haga los benditos 200km bajo la lluvia es que adquiere “El carnet de opinar” y puede hacer un análisis del desempeño de los corredores.  El tema es bastante largo y por eso lo dividiré en varias entregas.  Esta es la primera de ellas, así que comencemos.

Ad Hominem

Esta es la más evidente y fácil de identificar, porque un interlocutor que salga con el ataque de los 200km está descalificando a la persona que está dando las opiniones incómodas, no a sus argumentos:

– X está afirmando B
– Atacaré a X
– Por lo tanto, demostré que B es falso

Sin embargo, tengamos en cuenta que existen muchos tipos de falacias ad hominem (es como una gran categoría en la que puede encontrarse subcategorías).  Dependiendo de cómo se le muestre a usted ese ataque (qué otras palabras rodean esa tonta afirmación), puede haber estas otras clases de falacias.

Dicto Simpliciter

Esta me gusta porque a veces el ataque de los 200 km viene dicho algo así como “hasta que no se haga 200km bajo la lluvia no puede hablar”.  Entonces, ¿Qué sucede si resulta que uno va, se monta en la bicicleta y se los hace?  ¿automáticamente queda autorizado y ya puede opinar porque terminar esa travesía le enseñó todo, como una revelación?  Veamos este razonamiento:

– Un ciclista conoce de ciclismo (cierto)
– Un ciclista a veces se hace 200km bajo la lluvia (cierto)
– Por lo tanto, hacerse 200km bajo la lluvia es lo que permite conocer de ciclismo (Falacia).

No dudo que hacerse 200km bajo la lluvia enseña cosas importantes para desempeñarse como ciclista profesional, pero esa no es el único insumo que tienen los ciclistas para aprender su profesión, así que estaríamos asignándole el efecto completo a uno solo de los muchos elementos involucrados.  Estamos probando una generalidad con un solo ejemplo.

Esta Falacia también se comete cuando, a partir de una regla general que admite excepciones, se concluye una condición particular.  Miremos el ejemplo enciclopédico:

– Las aves vuelan  (Regla General que admite excepciónes)
– Los pingüinos son aves (Cierto)
– Por lo tanto los pingüinos vuelan (Conclusión Falaz)

Entonces, este tipo de Dicto simpliciter se daría si la crítica se plantea así:

– El que ha hecho 200km bajo la lluvia sabe de ciclismo (Regla general que admite excepciones)
– Usted ha hecho 200km bajo la lluvia
– Por lo tanto usted sabe de ciclismo.
– Y usted (señalando a otro), no se ha hecho 200km bajo la lluvia
– Por lo tanto, usted no sabe de ciclismo.

Autor: Paulo César

Profesor de Inglés, Francés, Italiano y Portugués. Certificado C1 en los cuatro idiomas. Máster en educación y nuevas tecnologías. Creador de La Ruta del Escarabajo, Habla Divertido y La Falacia del Día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s