¿Hay error de muestreo de la encuesta Presidencial?

Para que los resultados de una encuesta sean confiables el muestreo debe ser representativo, es decir, la dispersión de diferentes variables entre la población encuestada debe ser lo más cercana posible a las del universo total.  En ese sentido, una buena manera de establecer la confiabilidad de un sondeo es mirar con rigor su muestra.

Para la encuesta presidencial, la ficha técnica se puede consultar AQUI, y los datos deben ser comparados con los del censo electoral y otras fuentes oficiales.

MUESTREO SEGÚN CENSO ELECTORAL

La siguiente tabla compara la muestra representativa según el censo electoral con la muestra escogida en la encuesta (Dos últimas columnas).

El dato OTROS se refiere a colombianos en el exterior, Orinoquía y Amazonía (Con excepción de Meta y Caquetá, que están en Centro-Oriente).  Esos 57 OTROS fueron repartidos entre las otras cinco categorías, pero no de manera igual ni tampoco proporcional.   Se beneficia mucho el Caribe y se afecta pacífico y Antioqua/eje.

MUESTREO SEGÚN ESTRATO

Para esta sección usaré el análisis que hizo el usuario twitter @matecastano :

El resumen es el siguiente:

  • Hay diferencia entre la distribución de población por estratos real (Según la firma RADDAR) y la de la muestra de la encuesta:

En esta variable es más notorio el error de muestreo.  Los pobres (Estrato 1 y 2) están sobre representados en la muestra, y esto puede inclinar la balanza a favor de los candidatos con fuertes maquinarias, pues es esta población la que más tiende a vender su voto o a votar por miedo a perder subsidios y otros beneficios.

POR RESULTADOS DE LAS ELECCIONES DEL CONGRESO

Adicionalmente, el muestreo introduce una variable que no se explica muy bien, no se comprende y que puede hacer variar los resultados por mucho.  ¿De qué manera esos resultados podrían haber hecho variar la muestra?  Es un vacío que anula por completo cualquier intención de ser serios con este resultado

¿A QUIÉN BENEFICIA EL MAL MUESTREO?

Debido a lo anterior, los candidatos DUQUE y VARGAS LLERAS, de partidos habituales con enormes maquinarias y algunas denuncias electorales, se verían beneficiados. Por otra parte, la sub representación de Antioquia y de los estratos 5 y 6 (en donde CD es muy fuerte) perjudicaría  igualmente a DUQUE, aunque no es posible decir si en igual magnitud.  No hay que caer en el error de pensar que “dos errores hacen un acierto“, es decir que errores que beneficiarían a un candidato se anulan con los que benefician a otros.

Lo que sí parece ser concluyente entre los candidatos de la derecha es que todo el material electoral se agrupe alrededor de Duque, por aquello de que si el enemigo es Petro y toda la campaña va a ser ir contra él, a mucho ciudadano le da lo mismo que el presidente sea Duque que Vargas, pues lo salvan del monstruo, y por el momento va con su pensamiento gregario a subirse al bus del que vaya ganando.

Anuncios

Lo que diga el patrón (aunque diga barrabasadas)

La Falacia Ad Verecundiam o “apelar a la autoridad” es una de las falacias más frecuentes, más antiguas y más documentadas.  Se trata de aceptar que la opinión de un simple fulano sea válida totalmente como argumento para tomar una decisión o declarar algo como cierto, aunque el mencionado fulano esté equivocado o aunque no tenga la menor idea del tema del que opina.

La vemos a diario en la publicidad (que usa personajes famosos para ser la imagen de algún producto), y si bien así logran mover montañas de dinero, resulta siendo un ejemplo más o menos inofensivo.  El problema surge cuando decisiones muy importantes (como definir el destino de un país entero en uno de los momentos más neurálgicos de su historia) dependen de si la gente le toma como ciertas las burradas que suelten algunos fulanos.

En el preámbulo de la campaña presidencial 2018, ya empezaron a aparecer estas tenebrosas pancartas:

Ahí está, la falacia ad verecundiam en una de sus más repulsivas versiones

Que además, hay suficientes evidencias para demostrar que el tal criterio de certeza es falso, y que por lo tanto, toda tesis que quiera usarlo como argumento resultará en una autoevidente falacia.  Aquí uno de los tantos ejemplos:

Este algunos casos, estas ad verecundiam sin sentido deriva en otras falacias, siempre gracias a la fe ciega en las palabras del fulano influyente.  En próximas entradas mostraré, por ejemplo, como puede convertirse en una petición de principio (Razonamiento circular) o en una falacia informal del tipo “ningún escocés verdadero”

Nos volveremos como Venezuela! (I)

La pasada campaña por el No en el plebiscito se puede ver desde muchas Aristas.  Sus promotores, hábilmente, se valieron de todo tipo de falacias para apelar al miedo, la rabia y la indignación de la gente afín a los gobiernos de derecha, según lo confesó el propio promotor de esa campaña (Leer noticia)

Se destaca entre toda esa jungla de desinformación, falsedades y apelación al miedo, la tonta idea que si se aprobaba el plebiscito nos íbamos a volver como Venezuela (Muy bien basados en sesgo de confirmación y Cherry Picking).

Pues bien, si tenemos en cuenta que el propio promotor de la campaña del No aceptó que ese miedo era false e infundado, vemos que hay tres grupos de personas frente a ello:

Leer más “Nos volveremos como Venezuela! (I)”

Triunfaste porque recé

Se ha descubierto el gran misterio del buen nivel competitivo de Nairo Quintana:  No se trata de sus valores fisiológicos, ni es debido a sus condiciones atléticas, su disciplina o su cuidadoso entrenamiento,  tampoco se debe a su bicicleta de máxima tecnología calibrada milimétricamente a su estilo de correr y antropometría, ni a todo el apoyo que le brinda su equipo.   La verdadera razón es que Mario Sábato grita cuando narra sus carreras.

82e07402c94674dab1761ed5cba76725

Leer más “Triunfaste porque recé”

Hasta que no se haga 200km bajo la lluvia (IV)

Leer la primera parte
Leer la segunda parte
Leer la tercera parte

Para finalizar esta pequeña serie dedicada al ataque dialéctico de los 200km, vamos a suponer que esta estúpida opinión la tiene alguien reconocido como autoridad en la materia, con prestigio y cuyas opiniones son muy tenidas en cuenta.  Allí estaría ocurriendo una falacia Ad Verecundiam:

  • Fulanito dice que solo los que han hecho 200km bajo la lluvia en bicicleta conocen de ciclismo.
  • Fulanito es una persona reconocida y apreciada.
  • Por lo tanto, Fulanito tiene razón (Ad Verecundiam)

Leer más “Hasta que no se haga 200km bajo la lluvia (IV)”

Hasta que no se hagan 200km bajo la lluvia (III)

Leer la primera parte
Leer la segunda parte

Otra vertiente que tiene este estúpido razonamiento es el que cae en el error del falso consenso, que según Wikipedia…

es un sesgo cognitivo por el que muchas personas tienden a sobreestimar el grado de acuerdo que los demás tienen con ellos. Las personas tienden a presuponer que sus propias opiniones, creencias, predilecciones, valores y hábitos están entre las más elegidas, apoyadas ampliamente por la mayoría

Leer más “Hasta que no se hagan 200km bajo la lluvia (III)”

Por favor, denos su estúpida opinión.

Estoy en contra del referendo contra la adopción por parte de parejas que no sean “hombre Mujer” (falazmente llamado “Referendo contra la adopción Gay”, pues perjudica en realidad a un conjunto grande del que hacen parte los gay).

Pues bien, estoy en contra, pero no voy a defender mi postura con falacias ni compartiré textos falaces, como el que está justo en el pie de foto de la imagen de cabecera, correspondiente a la página 8 de este periódico Leer más “Por favor, denos su estúpida opinión.”